1 septiembre, 2017

Programación Teatro Musical

BREVE INTRODUCCIÓN AL TEATRO MUSICAL

 

El teatro musical ha vivido su propia evolución, influenciado por la ópera ligera y la opereta, y adoptando formas a partir del burlesque, el vaudeville o el música hall. Pero su evolución ha sido única y se ha implantado como género con entidad propia.

Probablemente por la alta calidad de su trabajo, los compositores fueron los que se llevaron la fama durante los primeros años del siglo XX.  Fueron muy populares las llamadas <<revues>>, musicales sin ningún hilo argumental. Florence Ziegfield fue la figura dominante de este tipo de entretenimiento con sus Follies, las cuales ofrecían un claro sabor estadounidense con su música más alejada de las operetas.

Bajo la influencia de Kern y Hammerstein en Show Boat (1927) llega el primer intento serio de musical moderno, consiguiendo una simbiosis perfecta entre guión, música, letras de canciones y acción teatral.

La especial manera de ver la vida reflejada en los musicales llega a manos de nuevos directores como Bob Fosse, Michael Bennett o Tommy Tune, todos ellos coreógrafos, adoptando sus obras gran énfasis en la parte bailada.

Dos referentes en la historia del teatro musical son My Fair Lady (1956), escrita por Alan Jay Lerner y compuesta por Frederick Loewe, y un año más tarde West Side Story, con Jerome Robbins como director y coreógrafo, Leonard Bernstein como compositor, Stephen Sondheim como letrista y Arthur Laurents como libretista.

A partir de entonces el nombre de Sondheim se convertirá en un importante referente que llegará hasta nuestros días con creaciones como  Company (1970), Swenney Todd (1979) o Into the Woods (1986).

A partir de 1980 surge el musical propiamente dicho, en el que todo el texto se interpreta cantando. Su principal creador es Andrew Lloyd Webber, apoyado por su equipo formado por Alain Boubil y Claude Michel Schönberg. Se trata de montajes de grandísima espectacularidad en su escenografía y sus efectos especiales. Podemos hablar de Cats, The Phantom of the Opera,  Jesus Christ Superstar, Les Misérables o Miss Saigon.

A partir de los años noventa surgen creaciones de la mano de grandes corporaciones como Disney, adaptando algunas de sus películas como Beauty and the Beast o The Lyon King. Esto hizo que el coste de las entradas se incrementara demasiado para muchos jóvenes aficionados al teatro. Es por ello que autores como Jonathan Larson’s (Rent) o Jason Robert (Parade) incluyeron música rock moderna en sus creaciones para atraer a la audiencia joven.

Aunque hoy en día proliferan las reposiciones de obras ya estrenadas, el teatro musical sigue dando al mercado nuevos talentos y nuevas propuestas, lo que permite que su evolución sea imparable.

                                                               (Taller de teatro musical – Àngels Marcer , Ester Bartomeu)